Coleccionando bolsas de plástico inconscientemente

Me encontraba en mi casa sacando al demonio, es decir, limpiando; y en una de tantas actividades por realizar me encontré con unas bolsas de plástico completamente llenas de otras bolsas. Lo que me llevó a pensar muchas cosas. Se me ocurrió que debía escribir acerca de ello, ¿por qué? Pues porque soy de esas personas que nunca puede tener su mente en blanco y todo el tiempo me estoy imaginando miles de cosas y más cuando me preocupo por algo.

Entrando en detalle, resulta que dediqué un largo tiempo a sólo doblar cada una de las bolsas que allí estaban a ritmo de mis cuestionamientos, tales como: ¿Cómo acumulamos  mi pareja y yo tantas bolsas plásticas?, ¿Por qué las diferentes tiendas no suspenden la entrega de estas bolsas?, ¿Qué voy hacer yo con todas esas bolsas?, entre muchos otros pensamientos que saltaron a mi mente. En realidad me sorprendí al verlas, había de todos los colores, tamaños, marcas y materiales; nos convertimos en coleccionistas de bolsas inconscientemente.

No sé si alguien tiene un familiar ya sea la mamá, la abuela, el abuelo o el papá que acostumbra a guardar todas las bolsas con la idea de que son útiles, que pueden servir para algo, son bonitas, etc. Yo si lo tengo, mi abuela, que acostumbra a guardar todas las bolsas detrás de la puerta de la cocina, hasta las bolsas donde le empacan la carne y luego se siente el hedor como si tuviera la vaca muerta en la cocina. Mi punto es,  ¿Por qué hacemos esto?, yo llevo largo tiempo junto con mi pareja tratando de evitar que nos empaquen en bolsas en los diferentes lugares a los que vamos, cargábamos cajas de cartón, un morral de camping, y sin embargo, somos un vil ejemplo de la doble moral que tienen la mayoría de personas, porque aun así tenemos la colección de éstas en nuestra casa.

A medida que doblaba cada una de las bolsas me dedique a leer diferentes mensajes de conservación del medio ambiente que estampan en ellas, y pensé -es una clase de burla o broma de mal gusto-. Me encontré con frases como: “Si el planeta quieres cuidar, menos bolsas debes usar”, “Por un mundo verde”, “Porque nos importa el planeta, esta bolsa es reciclable”, “No permitas que esta bolsa llegue a la basura, reutilízala” “Recicla cada bolsa, úsala para empacar la basura”, “Bolsa elaborada con 30% de materia prima reciclada”. No sé si estoy en lo correcto, pero ¿Cómo es posible que piensen que por reducir el polietileno en un 30% en su fabricación ya están dando solución a este gran problema? además, invitan a usar menos bolsas y desde las políticas internas de cada tienda no llevan a sus consumidores a hacerlo, sino que por el contrario se van casi al extremo y si llevamos un producto de aseo, uno lácteo, uno de belleza, entre otros, todos los ponen en bolsas separadas. El tipo más común de bolsa plástica está elaborada con polietileno, un polímero derivado del petróleo el cual los microorganismos no reconocen como alimento y como tal no puede “biodegradarse”. Entre mis conocimientos muy básicos la verdad en el tema de biodegradación, sé que una bolsa plástica tarda alrededor de 150 años para degradarse y eso que estamos hablando de un proceso de descomposición estando expuestas al sol, pensemos en las que no lo están. Además, está comprobado que las cadenas de polímeros de polietileno no llegan a una descomposición del 100% por lo tanto su legado ambiental puede durar para siempre.

Teniendo presente que son 150 años de degradación para las bolsas comunes, ahora les comparto cuantas bolsas reuní entre las que encontré mientras organizaba mi habitación, eso sin tener en cuenta que vivo en un lugar con otras personas y en la cocina se acumulan las que todos traen del súper mercado. En fin continuando con la idea, reuní 105 bolsas ¿pueden creerlo?, yo era consciente de que siempre reunía las bolsas, pero nunca en realidad de cuantas estaban allí. Muchas de ellas junto con sus mensajes muy ambientalistas también decían que al sol y al aire se degradaban en un periodo de 3 años, ¿qué tan cierto es? no lo sé, solo se me ocurrió que yo iba a desaparecer primero de esta tierra que todas esas bolsas de colores que tenía en frente.

La mayoría de personas que reciben cantidades infinitas de bolsas sólo en los supermercados, no las reutilizan, porque en su gran mayoría quedan inservibles pues se agujeran al poner adentro los diferentes productos adquiridos, y las personas que las “reciclan” como bien lo dice el mensaje de una de ellas, las usan para poner la basura; entonces finalmente también se convierten en un desecho.

A donde irían a parar mis 105 bolsas si las tirara hoy con mis otros desechos, quizá podría ser al estómago de algún animal, al agua de un rio del que yo querré beber algún día y seguramente a los hermosos mares. Son tantos los lugares en los que podrían ir a parar, que yo como que mejor las dejo aquí guardadas en mi casa, y pondré lo mejor de mí para que ese número no se incremente más.

Si alguien tiene algún concejo acerca de que podría hacer como mis 105 bolsas de plástico, estaría feliz de recibirlo.

English version: UNCONSCIOUSLY COLLECTING PLASTIC BAGS

Anuncios

4 pensamientos en “Coleccionando bolsas de plástico inconscientemente”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s