India, un país de contrastes que cambió mi vida 2 de 3

Continuo con la segunda entrega de mi historia.

  • Una mujer extranjera viajando sola en India

Indian Women, Jaipur, India

Cuando decidí hacer mi viaje a India, no conocía a nadie allí y solo había hablado con un par de personas vía correo electrónico. Mi contrato de trabajo era por tres meses sin embargo tomé la decisión de comprar mi tiquete de regreso a Colombia para 2 meses después de terminarlo, es decir que en total estaría 5 meses. No contaba con mucho dinero y estaba completamente sola, pero algo sí tenía claro, no me regresaría a Colombia sin haber recorrido este maravilloso lugar.

Ser una mujer joven, blanca, extranjera y soltera en India no es fácil, no se tiene la misma libertad que se tiene en países occidentales y menos comparados con países como el nuestro Colombia, donde las mujeres tenemos una libertad absoluta y más en tiempo de verano y dependiendo del lugar salimos con la menor cantidad de ropa posible. En India aprendí que en países como el nuestro es considerado atractivo sexualmente los escotes pronunciados, en India es considerado de esa forma la parte trasera de la mujer, razón por la que siempre se disimula con la ropa.

Además, aprendí que por una condición cultural, hay lugares de India especialmente lugares pequeños y alejados donde los hombres nunca han visto mujeres blancas. En algún momento un compañero de trabajo me dijo que algunos hombres sólo conocían las mujeres blancas por las películas porno y por ello algunos creían que todas éramos iguales y por ende podían realizarnos propuestas de algún tipo sexual o incluso querer tocarnos. Por lo general, en India las mujeres no tienen contacto físico con hombres y menos en la calle, lo que para nosotros es totalmente normal como por ejemplo saludar de beso en la mejilla para ellos es algo demasiado extremo. Más porque las personas en general en India suelen ser más inocentes que nosotros.

Sí es verdad que las cifras de violaciones son muy altas, sin embargo desde mi percepción puedo decir que la situación no es muy diferente de países como el nuestro, solo que al ser un país tan poblado, se cree que es peor. Además, porque la presión que se vive en las calles es realmente muy agobiante, no se las cifras exactas pero por ejemplo puedes estar en un bus con 30 hombres y sólo 5 mujeres, empeorando porque eres diferente, llamas la atención, atraes miradas y que miradas porque si por algo se caracterizan los indios es por tener una mirada súper profunda.

Les comparto una de las experiencias más incomodas que viví, en un viaje a Goa quizá el lugar donde existe más libertad y libertinaje en todo India. Junto con varios viajeros de diferentes países que conocí en la universidad donde todos trabajábamos, planeamos viajar a Goa por un fin de semana, inicialmente viajaríamos en Sleeper Bus pero a última hora éste no llegó, así que tomamos la decisión de irnos en tren. Los trenes en India son uno de los lugares donde más se puede sentir que se está en el segundo país más poblado del mundo, especialmente si es de noche, razón por la que es difícil conseguir tiquetes a última hora. Aquella noche compramos tiquetes generales, los cuales nos daban derecho a subir al tren, buscar un lugar libre y posteriormente pagar el excedente al encargado del vagón.

Para resumir, cuando el tren llegó no sabíamos que no se detenía más de 2 minutos y terminamos corriendo tras el tren para subir a un vagón cualquiera, de aquel momento sólo recuerdo que un hombre estiro su mano desde la puerta de un vagón y yo subí. En aquel momento no sentí ni pensé en nada, todo producto de la adrenalina, finalmente todos estábamos adentro en el peor vagón en el que se puede viajar en un tren en India. Seat General Class, la clase más baja y donde por lo regular viajan las personas que no pagan. Cuando entramos en el vagón, un hombre tomó por el brazo a una chica de Alemania que viajaba con nosotros, el hecho es que aquel hombre sintió que al tomarla por el brazo sintió que tenía algún derecho sobre ella. Nosotros nos ubicamos en la parte trasera del vagón, de frente a todos los que allí estaban y nos observaban, sólo recuerdo a ver visto un par de mujeres pero si hombres acostados, sentados, parados, hasta durmiendo en las parrillas para poner los equipajes. El hombre aquel caminó hacia nosotros para pedirnos que la dejáramos sentar a su lado a lo cual nos reusamos, pero él se paró frente a nosotros justo en la mitad del vagón y empezó a tocarse sus partes íntimas mientras nos miraba muy fijamente y nos violaba con la mirada. Tomamos una decisión rápida y concluimos que cuando el tren empezará a detenerse en la próxima estación, correríamos y saldríamos igual que como entramos, pero el tiempo fue suficiente para imaginarnos lo peor. Y así fue terminamos saltando del tren en movimiento algo así como en película de acción con escena en cámara lenta. Tuve un par de experiencias más como estas, pero la clave está en nunca mostrar miedo y mostrarse superior, porque la mayoría de mujeres con las que las situaciones empeoran es porque se muestran vulnerables.

Uno de los detonantes de este tipo de situaciones, es la vestimenta, cuando las viajeras adoptamos la vestimenta tradicional y siempre nos mostramos como si fuésemos de una casta superior a la mayoría de personas, los tratos cambian. En mi rutina diaria, permanecía totalmente sola y mi trabajo me obligaba a conocer personas todos los días, hacer uso del transporte público, caminar por todos lados y nunca en estando sola tuve ningún algún inconveniente. Es más puedo decir que para una mujer viajar sola en India es mucho más fácil que para un hombre, porque te abren las puertas en cualquier lugar, todo el mundo quiere ayudarte, protegerte, enseñarte y las mujeres e incluso los hombres que tienen familia querrán siempre acogerte como una hija más.

Durante la mayoría de fines de semana, hacia viajes cortos con personas que también querían viajar, mi compañera fiel fue una chica polaca y los indios que conocía. Durante los primeros tres meses estuve buscando personas que tuvieran el tiempo y que también quisieran viajar, al final realice mi viaje por el este y norte del país, acompañada de la chica polaca y un chico alemán. En la mayoría de lugares que visitamos hicimos CouchSurfing, en total estuve en 10 lugares de personas desconocidas y fue la mejor experiencia que pudimos tener y la mejor decisión, conocimos personas maravillosas y nos quedamos en casas que parecían palacios como también en las más humildes donde el agua se sacaba con ariete. Nunca nadie nos puso problema por dormir los tres en la misma cama, ni siquiera en los hoteles, ni con las familias más religiosas y conservadoras. Si debíamos responder a los interrogantes de las personas en la calle, como quién era la esposa o la novia del chico alemán, cuántos años teníamos y por qué aun no teníamos hijos, entre otras curiosidades normales que la gente puede tener. Que para nada son diferentes de la curiosidad que a nosotros nos generan los matrimonios arreglados.

Un comportamiento muy común que se observa en los hombres, es que por lo general no les hablan a las mujeres, así que cuando estábamos los tres sólo se dirigían al chico alemán y a nosotras ni nos determinaban, es cuestión de respeto. Puesto que las leyes en India, restringen ciertos comportamientos hacia las mujeres, hasta el punto que si un hombre se acerca a una mujer por ejemplo para preguntarle la hora, ella lo puede acusar de acoso sexual.

Así que concluiría diciendo que puede ser tan seguro o inseguro dependiendo de tú comportamiento, discreción y adaptación.

  • Los hombres en India

Varanasi, Ganges, India

Diría que son las personas más inocentes que he conocido en mi vida, se sorprenden y se aterran con mucha facilidad y son muy tímidos. Construí amistades muy cercanas con jóvenes de la universidad en la que trabajaba, muchos de ellos nunca en su vida habían tenido una novia y les aterraba siquiera el hecho de pensar en invitar alguna chica a salir. Algunos su timidez llegaba a tal extremo que ellos mismos decían que preferían los matrimonios arreglados, porque creían que por sí mismos nunca serían capaces de conseguir una pareja.

En general son hombres muy atentos, corteses, tiernos, y tratan muy bien a la mujer, con sus excepciones claro está. Algo muy gracioso es que en India está bien visto que los hombres anden tomados de la mano o abrazados en público sin ser considerados homosexuales, aunque para nosotros pueden parecer muy afeminados, pero es simplemente una muestra de amistad muy cercana. Algunos suelen ser más abiertos, especialmente si han tenido la posibilidad de viajar a otros países, pero por lo general, la cultura y el entorno social obliga a que guarden distancia con las mujeres, en India está permitido orinar en cualquier esquina pero no lo está darse un beso en público. Una vez estábamos en una fiesta en un hotel, la mitad de los asistentes éramos extranjeros y la otra mitad indios, en un momento de la fiesta se realizó una dinámica de baile en parejas y debido a ellos nos mandaron la policía, puesto que los bailes en pareja están prohibidos.

Para nosotros como extranjeros puede haber muchas normas de comportamiento que consideramos innecesarias o quizá estúpidas. Pero donde fueres has lo que vieres y lo más importante es respetar y adaptarse a la cultura del lugar.

Si aún no has leído la primera parte, te invito a que la leas INDIA, UN PAÍS DE CONTRASTES QUE CAMBIÓ MI VIDA 1 DE 3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s